Todos hemos visto todo sobre la vida de Katy Perry durante la transmisión en vivo del minuto a minuto de su día a día que la cantante realizó durante el fin de semana. Sin embargo pocos se percataron de un detalle. Una toalla le jugó una mala pasada a Katy y mostró una parte de su cuerpo que no debía mostrar.

Mientras promocionaba su nuevo disco "Witness", Katy Perry decidió descansar unos minutos y relajarse con masajes en un reconocido Spa.

Al levantarse de la cama, la cantante tuvo un descuido donde ¡se le vio todo! dejando al descubierto su parte trasera. Rápidamente, las imágenes comenzaron a circular por las redes sociales y a viralizarse.