Todo lo que necesitas saber sobre el juicio de Taylor Swift a locutor

Taylor Swift lleva a juicio al locutor que la manoseó
Taylor Swift lleva a juicio al locutor que la manoseó

Taylor Swift está pasando por el momento más difícil de su carrera. Si bien la cantante quiso mantenerse alejada de las noticias dándose un descanso de la música, de igual forma está en boca de todos debido a un juicio que la cantante le está haciendo a un locutor. ¿El motivo? Taylor lo demanda por haberla manoseado entre bastidores.

El hecho ocurrió en el 2013 cuando Taylor Swift denunió el acoso sexual por parte de un expresentador de radio, David Mueller. Lo curioso del caso es que en esta historia no solo hay dos versiones enfrentadas, sino también dos demandas cruzadas, dado que la artista acusa al locutor de haberla manoseado entre bastidores tras una entrevista concedida en la radio, mientras que él la quiere llevar a juicio por un supuesto delito de injurias y calumnias al ir contando que fue víctima de un contacto físico bochornoso.

El locutor pide 3 millones de dólares para reparar el daño que la cantante ha hecho en su carrera en las ondas.

Thanks Houston 💋 And @versace_official for making this outfit situation 💕💕💕 @gettyentertainment

Una publicación compartida de Taylor Swift (@taylorswift) el

El locutor asegura que obró mal aquel día de junio de 2013. Aun así, lo que él lamenta no fue lo que la artista asegura que hizo, porque lo niega tajantemente, sino haber llamado a sus jefes cuando todo sucedió y no haber llamado a la policía para que tomase nota de su queja hacia Taylor Swift.

En respuesta, Taylor Swift le ha demandado por agresión sexual y está dispuesta a que toda la verdad salga a la luz a través de un juicio civil con un jurado popular que ahora debe ser elegido por los protagonistas de esta truculenta historia.

TMZ hizo pública la foto que sería la prueba de Taylor para acusar al locuro de acoso sexual.

A favor de la versión de la artista está no solo su propia demanda, sino también varios testigos, entre los que se encuentra su guardaespaldas, que se enfrentó al locutor de 51 años tras presenciar cómo le agarraba los glúteos por debajo de su vestido. Ella por aquel entonces tenía tan solo 23 años y trató de llevar esta historia de forma “discreta, callada y confidencial”, pero explotó al escuchar la versión de su agresor que iba contando a sus espaldas y donde aseguraba que ella, “por alguna razón, tuvo alguna motivación para fabricar esta historia”.