Justo cuando se viene la junta más importante del año, tus papás te castigan ¿Te ha pasado? No hay roches, sigue estos pasos para pedirles permiso y tener luz verde para tu reu.

¿Estás castigado y quieres salir? Sigue estos pasos para pedir permiso y no fallar en el intento
Con estos pasos saldrás victorioso y con el permiso bajo el brazo. | Fuente: Shutterstock

La fiesta más chévere del año con tus patas está a la vuelta de la esquina y tú sigues castigado. Bueno, así como hiciste algo para merecer el castigo de tus viejos, recuerda que ahora depende solo de ti ganarte el permiso. Hacer un par de sacrificios para lograrlo valdrá la pena totalmente, créeme.

Tú y yo sabemos que no hay forma de que te pierdas esa salida, así que empieza a poner en práctica estos pasos si quieres ir.


1) ¿Por qué lo mereces? Haz todas esas cosas que nunca haces en casa

Empezar por limpiar la casa no es mala idea. Mira un par de tutoriales de YouTube y aprende a usar la aspiradora, la lustradora, la lavadora y todo lo que termina en “dora”.

Procura que ellos vean cuánto te estás esforzando por ayudarlos. Si te preguntan por qué lo haces que ni se te ocurra mencionar la salida, simplemente hazles saber que has tomado conciencia de tus responsabilidades. Vamos paso a paso.

 

2) ¿Cuándo decirlo? ¡Elige el momento adecuado!

Es realmente clave elegir el momento perfecto para conseguir ese permiso ¿Hace cuánto no preparas el desayuno o el almuerzo familiar? Esta es la oportunidad de lucirte con todas esas habilidades culinarias que tienes muy bien escondidas.

Si eres de los que le tiene miedo a la sartén, no te hagas paltas, un par de platos simples también son válidos. Genera un ambiente chévere y cuando estén por terminar, llegó tu momento: mándate.


3) ¿Cómo decirlo? Discúlpate y recuérdales que todos cometen errores

Lo primero que hay que hacer es asumir tus errores. Reconoce que has metido la pata algunas veces pero que cada experiencia nueva te ayuda a ser mejor. La idea de este punto es que tus papás entiendan que todos se equivocan alguna vez y que merecemos siempre una segunda oportunidad.

Aplica tus dotes actorales y usa la técnica de “gatito de Shrek” para aumentar el dramatismo en la escena. ¡Ya casi lo logramos!

 

4) ¿Con quién irás? Menciona a esos amigos que tus papás conocen bien

Ahora que ya estás en confianza, cuéntales quiénes irán a la fiesta y con quién regresarás. Saca la lista de todos esos buenos amigos que les caen bien a tus papás. Esto les dará más confianza y hará que el permiso llegue solo.

Si puedes quedar con ellos para regresar en grupo, mucho mejor. Además, cuéntales por qué es tan importante para ti ir a esta reu y muéstrales que has pensado en cada detalle para que sea una salida segura.

 

5) ¿Hasta qué hora? Comprométete a llegar puntual. Quizá no temprano, pero sí puntual.

El punto de siempre. A los padres les gusta que cumplas con las horas y los minutos exactos. Como acabas de salir de un castigo, probablemente te obliguen a regresar temprano, pero… ¡Llegó la hora de negociar!

Acuerden una hora intermedia, no te comprometas a llegar tan temprano si sabes que no lo harás ni tampoco te pases de fresco y pidas llegar tan tarde. Recuerda que de esta vez depende que te levanten el castigo por completo.

Ahora que ya tienes la fórmula, mándate con todo. Que nada te impida ir por lo que quieres. Pero eso sí, recuerda: pase lo que pase, que sea con Guaraná.