Si alguna vez te has mandado, ya sea en el amor o simplemente a romper con lo común, seguro has experimentado sensaciones como estas.

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando te mandas? Mandarse es empezar a sentir estas 5 cosas
Si has sentido alguna de estas cosas es porque alguna vez te has mandado a pesar del miedo. | Fuente: Shutterstock

Todos sabemos que mandarte a intentar cosas nuevas siempre es un gran reto. El miedo a lo desconocido es capaz de inyectarnos adrenalina pura. Aunque no lo creas, tu cuerpo siente que está a un paso del cambio y da señales. Todo esto solo significa que mandarte ahora será la mejor decisión que habrás tomado en toda tu vida.

Si estás pensando en probar un cambio para renovarte y escapar de la rutina, estas son las cosas que tu cuerpo empezará a sentir:


1) Mariposas en el estómago, que pueden ser palomas y hasta águilas

Sí, no solo pasa cuando estás enamorado. Lanzarte a lo desconocido y superar tus temores hará que sientas cosquillas en el estómago. Si se trata de un gran paso, con el pasar de los días sentirás que las mariposas se vuelven más grandes.

 

2) Las pulsaciones a mil por hora, como si se te saliera el corazón

Es normal que la respiración se agite y que el corazón empiece a acelerarse. Si te mandaste a hacer deportes de aventura, esta señal es clásica. Salir de tu zona de confort pone a tu cuerpo en estado de alerta. Esto solo significa que estás por hacer algo grande.

 

3) Te vuelves un poco obsesivo por saber qué pasará

Si tu caso es amoroso y te mandaste a invitar a la chica o chico que más te gusta, esta es una señal recurrente. Pensar todo el día en cómo será la cita y si todo irá bien te volverán un poco obsesivo. No desesperes que lo mejor es dejarlo fluir.

 

4) Tus pupilas se dilatan de la emoción

Suele suceder cuando recibes noticias grandes o cuando estás a punto de subir al avión para hacer tu gran viaje realidad. Es una señal difícil de captar pero las pupilas se ensanchan y la emoción no cabe en tu pecho. Tenlo en cuenta para tu próximo selfie pre-viaje.

 

5) Tu cuerpo pasa del estrés a la relajación, mejor que el yoga

Esta es la mejor parte: una vez que te lanzaste todo vuelve a encajar. Te sentirás la persona más feliz del mundo y tu cuerpo lo sabrá. Los músculos flotan y la sensación de paz es tan grande que querrás intentar más cosas nuevas.

Seguro muchas veces te has mandado a intentar cosas nuevas y has experimentado cosas como estas. Ahora ya sabes que son formas de reaccionar a la emoción y la adrenalina. Siempre es bueno salir de tu zona de confort, pero eso sí, cada vez que te mandes, hazlo siempre acompañado de una Guaraná bien heladita.