tu vieja es tu vieja y te la aguantas, pero ¿cómo aprender aguantar a la mamá de tu cuero?