Justin Bieber sigue arreglando sus cuentas ante la ley y es que ahora se ha declarado culpable de un incidente que tuvo hace un par de años.

Justin Bieber sigue arreglando sus cuentas ante la ley y es que ahora se ha declarado culpable de un incidente que tuvo hace un par de años. A pesar de ello no irá a prisión.

Los cargos que se le imputan son de agresión y conducción temeraria. El incidente sucedió en su ciudad natal en Canadá, cuando Justin embistió con su vehículo al de un paparazzi para luego seguir con la agresión física al fotógrafo.

De acuerdo a la cadena CBC News, el juez ha desestimado los cargos de asalto y conducción temeraria y el intérprete solo tendrá que pagar una multa de 750 dólares por imprudencia al volante.

No es la primera vez que Justin Bieber se ve envuelto en problemas con la ley relacionado a incidentes automovilísticos.  El año pasado Justin fue condenado por un juez a realizar una donación a una organización benéfica y a realizar un curso de control de la ira después de declararse culpable de los cargos de conducción imprudente y resistencia a la autoridad tras ser detenido al volante bajo la influencia del alcohol en Miami, Florida.

Justin Bieber poco a poco está saldando sus deudas con la ley y él sigue insistiendo que ha cambiado.

"No soy religioso y tampoco creo que haya descifrado nada importante, por eso pido ayuda a Dios, para que me ayude en aquello que no puedo hacer por mí mismo. Desarrollar mi relación con Dios ha sido lo más increíble que me ha pasado, saber que no estoy solo y que no tengo que vivir con miedo"