Vestida con un tradicional traje de color blanco, la cantante Lily Allen se unió en matrimonio con su pareja, Sam Cooper. Pero esa no fue la sorpresa que tenía escondidita esta pareja, sino el anuncio –con lágrimas incluidas- de que ella se encuentra esperando a su primer hijo.

Según informa el site MailOnline, Cooper –al borde de la emoción y el llanto- fue el encargado de compartir la alegre noticia con sus amigos y familiares, durante el desayuno tras la boda.

Un amigo de la estrella contó a la publicación que Lily se encuentra al menos en su tercer mes de gestación.

La pareja contrajo matrimonio en la iglesia de St James, en Cranham, Simons. Él apareció luciendo un elegante terno oscuro, con corbata gris y una flor blanca en la solapa del saco, mientras que ella hizo lo propio con un radiante vestido blanco con minuciosos detalles de flores y un larguísimo velo en su cabeza.

Lily llevaba en sus manos un delicado bouquet de rosas de colores pasteles y pequeñas flores azules.

Lea más noticias de Entretenimiento haciendo clic aquí.