porque en los momentos de más flojera es cuando más desarrollamos nuestra creatividad.