Antes de hacernos un tatuaje debemos ser conscientes para toda la vida y si no te gusta, te costará sudor y lágrimas eliminarlo y eso le pasa a Carl, un fan de Miley Cyrus que lleva en su cuerpo treinta dibujos relacionados con la cantante. A sus 42 años, el hombre está arrepentido y no sabe qué hacer para eliminarlos de su cuerpo. Su última ocurrencia ha sido la de presentarse al programa de televisión, Tattoo Disasters, donde unos especialistas se encargan de borrar los tatuajes de los que la gente se quiere deshacer.

Antes de hacernos un tatuaje debemos ser conscientes para toda la vida y si no te gusta, te costará sudor y lágrimas eliminarlo y eso le pasa a Carl, un fan de Miley Cyrus que lleva en su cuerpo treinta dibujos relacionados con la cantante. A sus 42 años, el hombre está arrepentido y no sabe qué hacer para eliminarlos de su cuerpo. Su última ocurrencia ha sido la de presentarse al programa de televisión, Tattoo Disasters, donde unos especialistas se encargan de borrar los tatuajes de los que la gente se quiere deshacer.

Lo de Carl por Miley Cyrus roza más la obsesión que el fanatismo. Este hombre, divorciado y padre de tres hijos, comenzó a tatuarse la piel con motivos de la cantante hace ya cinco años. Su afición fue en aumento hasta acumular 29 dibujos a tinta en su cuerpo que van desde la firma de Miley, hasta títulos de sus canciones e incluso su cara. Este seguidor seguramente seguiría encantado con su hazaña de no ser porque la propia Miley Cyrus calificó esos tatuajes como "horribles".

Fue en una entrevista en la que mencionó que había "un hombre que tiene el récord de tatuajes en mi honor, tiene 18 diseños o por ahí, algunos de mi cara, y son horribles". Esas palabras hicieron que Carl se replanteara si a él mismo le gustaban los dibujos que portaba en su cuerpo, y llegó a la conclusión de que no. Tras haberse gastado mucho dinero, ahora deberá invertir mucho más en eliminarlos.

Se ha presentado a Tattoo Disasters, un programa de televisión inglés en el que se encargan de restaurar los dibujos a tinta de los que sus portadores se arrepienten. De esta manera, el proceso le saldrá gratis aunque tendrá que pagar el peaje de hacer de ello un show de entretenimiento.

No obstante, en lo que Carl también deberá trabajar es en su obsesión por Miley Cyrus. Algunos medios americanos ya le llaman "acosador" e incluso la artista le tiene bloqueado en su cuenta de Twitter. Además, Youtube alberga algunos vídeos donde el propio Carl muestra orgulloso los dibujos que luce en su cuerpo.