Ariana Grande es una chica pequeña pero ha demostrado que posee un vozarrón y sabe sacarle provechos no sólo con sus canciones sino haciendo imitaciones. Y por eso no quiso dejar de lucirse en Saturday Night Live, dejando a todos alucinados poniendo voces de otras cantantes.

Ariana Grande es una chica pequeña pero ha demostrado que posee un vozarrón y sabe sacarle provechos no sólo con sus canciones sino haciendo imitaciones. Y por eso no quiso dejar de lucirse en Saturday Night Live, dejando a todos alucinados poniendo voces de otras cantantes. 

Ariana lo dio todo y además de dejarnos en shock cantando como la colombiana, también se atrevió a interpretar (y bailar) como si fuese Rihanna en Work. 

Ariana Grande interpreta a una joven con pinta de NERD que trabaja en Tidal. Por un fallo en el sistema, la plataforma empieza a perder a cantantes y es Ariana la que tiene que poner sus voces para recuperar los temas.

El primer reto que le plantean es Britney Spears. La segunda petición es la más fuerte porque le hacen cantar como Shakira, luego le sugieren Celine Dion, una prueba que pasa sin problema porque también la domina. Cuando le proponen que haga de Ariana Grande se lo tiene que pensar porque, según declara, no es “muy fan”. 

La parte final viene con dos cantantes inesperadas. Primero Rihanna con su exitazo Work y por último, Ariana Grande se atreve a imitar a la gran Whitney Houston.