El actor mejoró su performance respecto a su lamentable aparición en Detroit.

El show fue decisivo para su carrera. Luego de terminar abucheado en el teatro Fox de Detroit la noche anterior, Charlie Sheen demostró en Chicago que es un showman digno de llenar un teatro.

El inicio de la presentación tuvo a Detroit como protagonista, el público comenzó con unos cánticos de “Detroit apesta”, Sheen aprovechó el momento y recitó un poema contra la urbe del estado de Michigan.

Luego siguió una suerte de entrevista, donde no midió sus expresiones respecto a su anterior esposa, Brooke Mueller. Luego se dedicó a contar historias, entre ellas sus primeras experiencias con las drogas, fiestas locas y otras experiencias de su vida.

Definitivamente la performance fue mejor. Los fans salieron satisfechos, según TMZ. Esto significa que el tour "Mi violento torpedo de la verdad/La derrota no es una opción" seguirá su curso con normalidad.