Cristiano Ronaldo, ganador del Balón de Oro, propició un grito sobre el escenario de Zúrich durante su discurso y ha sido uno de los momentos curiosos más destacados de la gala de la FIFA.

Cristiano Ronaldo, ganador del Balón de Oro, propició un grito sobre el escenario de Zúrich durante su discurso y ha sido uno de los momentos curiosos más destacados de la gala de la FIFA.

El jugador del Real Madrid se impuso sobre, Leo Messi y Manuel Neuer, y obtuvo por tercer vez el ansiado reconocimiento después de un excelente 2014, donde ha sido partícipe de los títulos conseguidos por el Real Madrid: la décima Copa de Europa, la Supercopa, la Copa del Rey y el Mundial de Clubes.

A diferencia del año pasado, el ahora mejor jugador del año, Cristiano Ronaldo, no se derrumbó sobre el escenario de la entrega de premios, sino que subió con paso decidido y muy seguro de sí mismo a recoger el galardón. Una vez arriba su tranquila presencia nada hacía presagiar lo que después ocurrió.