David Letterman logró más de 6mil emisiones en 33 años y subió al escenario de Late Show por última vez para ser despedido con una ovación de la audiencia en el Ed Sullivan Theater en Nueva York. Al saltar al set, el comediante de 68 años pidió a la gente que se siente y bromeó diciendo que no habrá regalos para el público esta vez porque están apretados de tiempo.

David Letterman logró más de 6mil emisiones en 33 años y subió al escenario de Late Show por última vez para ser despedido con una ovación de la audiencia en el Ed Sullivan Theater en Nueva York.

Al saltar al set, el comediante de 68 años pidió a la gente que se siente y bromeó diciendo que no habrá regalos para el público esta vez porque están apretados de tiempo.

En cuanto a su retiro, indicó que está cansado de que le pregunten qué hará tras alejarse de la televisión.

“Sé que las personas son bien intencionadas, pero estoy cansado y enfermo. ‘¿Qué vas a hacer ahora que estás a punto de retirarte?’, ¿sabes lo que voy a hacer, por Dios? Voy a ser el nuevo rostro de la cienciología”, refirió entre risas.

“Gracias por ser mi familia. Los amo y, realmente, nada más importa”, comentó en el momento más emotivo de la velada refiriendose a su esposa e hijo.

David Letterman se despidió de su escritorio manifestando que se siente abrumado por la cantidad de homenajes que ha recibido desde que anuncio su retiro, aunque comentó que deberían “ahorrar un poco (de alabanzas) para mi funeral”.

Tras agradecer a su equipo, el que, señaló, merece más crédito por su esforzado trabajo, y al director de su orquesta, Paul Shaffer, por ser “tan buen amigo”, solo le quedó decir por última vez: “gracias y buenas noches”.