Para Emilia Clarke desnudarse frente a las cámaras como su personaje en Game of Throne no es tan difícil, pero cuando le toca ser ella misma, posando desnuda como "la mujer viva más sexy" necesita la ayuda del alcohol.

Para Emilia Clarke desnudarse frente a las cámaras como su personaje en Game of Thrones no es tan difícil, pero cuando le toca ser ella misma, posando desnuda como “la mujer viva más sexy” necesita la ayuda del alcohol. 

“Hacer ese tipo de escenas frente a la cámara es una cosa, pero hacerlas como tú misma… necesité alcohol. Lo necesité. No paraban de darme vodka y yo estaba como: ‘Me voy a dejar el edredón. Voy a taparme con la sábana’. Y ellos como: ’3,2,1… ¡vamos!’ y daban un tirón. Esa soy yo borracha. Borracha y photoshopeada”, confesaba Emilia en el programa de Ellen DeGeneres cuando esta le mostraba la portada del número de noviembre de Esquire.

La actriz, además bromea sobre el hecho de no haber hecho más cosas mientras todavía ostenta este título.

“Siento que debería haber abierto supermercados o algo parecido con ese título”, se reía la actriz.

A pesar del enorme éxito que tiene en todo el mundo Game of Throne, Emilia no se dio cuenta de lo grande que era la serie hasta que su hermano le llamó para decirle que salía en la secuencia de apertura de Los Simpson, serie que les encanta.