Las celebridades tienden a cambiar de look cada cierto tiempo, unos más que otros. Se pueden cortar el cabello, cambiar el color o hasta raparse (Hola Britney).

Sin embargo todo cambio es bueno y muchas veces las celebridades hay tenido pésimos gustos a la hora de cambiarse el look.