Luego de seis películas filmadas, los cambios físicos que ha sufrido el personaje de Harry Potter, interpretado por el actor inglés Daniel Radcliffe, es evidente.

Desde la primera entrega de la saga, “Harry Potter y la piedra filosofal”, cuando Potter era solo un niño, hasta la primera parte de la última película, Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, en una versión más madura, han pasado cerca de diez años, convirtiendo a la cinta en una de las más rentables de la industria.

Radcliffe, quien tiene ahora 21 años, se ha dedicado a dar vida al joven mago durante mucho tiempo, así que ha decidido dejar atrás el personaje para enrumbar nuevos proyectos.