La actriz confesó a la revista OK! que está dispuesta a hacer grandes sacrificios para lograrlo.

Con 42 años, Jennifer Aniston es una de las estrellas de Hollywood más deseadas. Sin embargo, su mayor deseo no es el de ganar la estatuilla del Oscar o un papel estelar en una película que rompa récords de asistencia, ella quiere ser mamá.

Uno de los sacrificios que Aniston está dispuesta a hacer es vender su mansión en Beverly Hills, valorizada en 13,5 millónes de dólares, por no considerarla “apta para criar un bebé”.

La actriz puso en el mercado la mansión el 18 de febrero al precio de 42 millones de dólares. Por otro lado, se encuentra renovando su hogar en las colinas de Hollywood, donde vivía cuando conoció a Brad Pitt. La popular “Rachel” también busca un lugar en Nueva York.