La estrella pop Katy Perry se coronó como la artista mejor pagada del 2015, según la lista de la prestigiosa revista Forbes, habiendo ingresado a sus cuentas la suma de 135 millones de dólares, más que nada gracias a su exitosa gira Prismatic World Tour, que la trajo por primera vez a nuestro país el pasado 22 de setiembre.

El segundo lugar lo ocupan los británicos One Direction, que ganaron 130 millones de dólares a lo largo del año, también gracias a los 80 conciertos que dieron como parte de su gira mundial y a los anuncios publicitarios en los cuales participaron.

Como se imagina, las mayores fuentes de ingresos de los músicos son los conciertos y los derechos de autor, dejando atrás la venta de discos y de música en línea. Un gran ejemplo de esto es la británica Adele, que a pesar de haber roto records de ventas por su nuevo álbum "25", no pudo recolectar una suma tan suculenta como para poder ingresar a este envidiable listado.