EFE

No para de estar en problemas. La actriz Lindsay Lohan acaba de sumar un escándalo más a su controvertida biografía, ya que es acusada de robar un costoso collar valorizado en US$2.500, denunció la dueña de una tienda en Los Ángeles, por lo que se ha solicitado allanar su casa, según reporta TMZ.

Uno de sus colaboradores devolvió la joya, por lo cual se podrían presentar cargos contra Lohan, quien tan solo hace un mes salió de la clínica de rehabilitación y aún se encuentra en libertad condicional.