Hace 18 años, la familia McCaughey tuvo un cambio radical en sus vidas y esto sucedió gracias al nacimiento de sus hijos, pero a la hora de decir hijos no nos referimos a una común pareja de mellizos, sino en este caso Kenny McCaughey dio a luz unos septillizos: 4 niñas y 3 niños.

La noticia dio rápidamente la vuelta al mundo porque era el primer caso de septillizos que sobrevivieran normalmente. Los niños fueron bautizados como Kenny, Kelsey, Natalie, Brandon, Alexis, Nathan y Joel, un equipo titular de básquet más dos suplentes. 

Este año los septillizos celebraron su cumpleaños número 18: uno para todos. Se han convertido en excelentes jóvenes que ya han elegido sus carreras y saben qué es lo que quieren hacer en el futuro. 

Todos comprendían que esta familia tan inusual pasaba por tiempos difíciles, por lo tanto los ayudaban varias fundaciones benéficas. Les regalaron una casa grande, los niños podían alimentarse gratuitamente en la escuela y les regalaban viajes para sus vacaciones. Sin embargo, el padre de la familia nunca dejó de trabajar y a los niños se les inculcaba la importancia de laborar, cosa que están a punto de realizar actualmente.