Neil Patrick Harris es tan aficionado a los trucos de magia que cuenta con una habitación secreta en su casa de Nueva York dedicada exclusivamente a sus artilugios y piezas de coleccionista.

Neil Patrick Harris es tan aficionado a los trucos de magia que cuenta con una habitación secreta en su casa de Nueva York dedicada exclusivamente a sus artilugios y piezas de coleccionista.

“Se accede a través de una puerta secreta, hay un gran póster en la pared y otro más pequeño al lado. En ese aparece un mago y uno de sus ojos es un botón. Nunca lo descubrirías, pero cuando aprietas el botón, se abre la puerta y puedes pasar dentro. Allí guardo mis objetos para hacer magia. Me encantan esas cosas al estilo Scooby Doo: las puertas secretas y todo eso. En realidad quería que fuese un candelabro y que cuando tirases se oyera ‘zoink’ y se abriera la puerta”, explicó el intérprete a su paso por el programa Jimmy Kimmel Live!.

Uno de los aspectos más prácticos de la puerta secreta de Neil es que, al estar camuflada y tener colocado el botón a una altura considerable, sus gemelos Harper y Gideon no pueden abrirla para entrar a la habitación sin permiso.

“Nuestros hijos tienen 4 años y yo colecciono juegos de magia antiguos, por lo no se les permite pasar a la sala. Así que no podrán abrirla hasta que tengan 9 o 10 años, cuando ya podrán alcanzar el botón”, añadió.