Los conciertos de One Direction siempre son un lleno total. Las directioners estan ahí, cantando, gritando y saltando. Todas eufóricas por la emoción de ver sus ídolos. Pero entre tanta fanática histérica, están unas personas que no se emocionan. Que esperan tranquilos las dos horas que dura un concierto cuidando que no les pase nada a las fans. Si, son los padres de las fans.

En este video los protagonistas son los padres de las criaturas que gritan como descosidas al ver a sus ídolos. Aquellos padres abnegados que tienen que aguantar dos horas de conciertos para cuidar a sus hijas y luego llevarlas a casa.

El video es realmente conmovedor y muestra claramente el gran sacrificio que hacen los padres.