El corto chileno llamado “La historia de un oso” fue justamente nominado a ganar el premio Oscar este 2016 como mejor de su categoría. El día de ayer nuestro país vecino estuvo muy pendiente de la ceremonia para conocer si es que el Oscar iba a llegar a manos del director Gabriel Osorio y, con ello, ser la primera estatuilla dorada obtenida para Chile en la historia de los premios de la academia del cine estadounidense.

Como su nombre lo dice, es la historia de un oso, que en realidad es un abuelo triste y solitario. Construye un mágico diorama con sus propias manos como un intento de recordar la vida feliz en tiempos pasados con su esposa e hijo, antes de que un circo lo arrancara de su hogar y lo hiciera trabajar por la fuerza para pasar una vida miserable.

El corto compitió contra Sanjay´s Super Team, We can´t live without cosmos, prologue y world of tomorrow. Gabriel Osorio comentó que era una locura estar nominado junto a los mejores animadores del mundo, como lo es Pixar. “Imáginate, nuestro corto costó 40.000 dólares, con eso ellos hacen como un segundo de película”, dice y se ríe el director.

“Es la primera vez que esto pasa en Chile, se calcula que lo va a ver un millón de personas. Algo que empezó como un proyecto totalmente personal se está volviendo masivo", celebra Osorio. Además, dice el director, corren buenos tiempos para los cortos, animados o no. Con el advenimiento del video por internet, los formatos más breves tienen nuevas oportunidades y nuevo público.

Si aún no lo has visto, no te lo pierdas, aquí te lo presentamos: