Deadpool, el irreverente mercenario de Marvel al que da vida Ryan Reynolds, se ha hecho con un puesto de honor en el podium de superhéroes gracias al estreno de su primera aventura cinematográfica. Con una secuela ya en marcha, ahora han salido a la luz los diseños de arte conceptual de cómo podría haber sido el ya mítico traje rojo y negro de Deadpool.

Deadpool se ha convertido en uno de los superhéroes más reconocibles de los últimos años. Su traje, con ciertos toques de Spiderman y simetrías con el Daredevil de Netflix, es reconocido a lo largo y ancho del mundo. Pero pudo ser muy distinto.

Ya en 2013, el director de Kick-Ass 2, Jeff Wadlow, se puso a trabajar en una posible película del personaje. Y para ello se alió con el diseñador Keltom Cram, responsable del arte conceptual de películas como X-Men: Primera Generación o Batman v Superman: El amanecer de la Justicia. Y entre ambos creadores diseñaron un par de posibles trajes, que finalmente quedaron en el tintero.