Selena Gómez se convirtió en la nueva portada de la revista ELLE para el mes de julio 2012, donde desbordó sensualidad sorprendiendo a todos sus fans, sobre todo por el aumento de tamaño en algunas partes de su cuerpo.

Cuando le preguntaron a Selena sobre Justin Bieber, ella respondió que era un romántico empedernido, tanto así que cuando le dijo que quería ver nuevamente Titanic, él no dudó en hacerlo.

Asimismo, le preguntaron a Gómez cual era su opinión sobre Disney, a lo que ella respondió que mucha gente creía que Disney solo era una máquina,  y que para trabajar ahí solo podías si actuabas, cantabas o bailabas; sin embargo, Selena agregó que siempre hizo las cosas a su manera.

Sin duda, Selena ya no es la niña de antes y lo demostró en esta sesión de fotos.