Los fans del hombre araña esperaban una respuesta de Sony Pictures y este llegó con un mensaje seguro y responsabilizando a Disney sobre la situación del hombre arácnido.

Salida de Spider-Man de Marvel
Sony Pictures culpó a Disney sobre la salida de Spider-Man de Marvel | Fuente: Instagram Tom Holland

Sony Pictures salió al frente para dejar su posición sobre la salida de Spider-Man del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) que ha generado sorpresa en los fans y en los seguidores del mundo Marvel.

Según The Hollywood Reporter, la compañía envió un comunicado oficial sobre la situación de las futuras producciones del superhéroe tras conocerse que ya no está en los planes de la franquicia de Los Vengadores.

Más en Studio92: Spider-Man quedó fuera de Marvel tras romper acuerdo con Sony

"Muchas de las noticias de hoy sobre Spider-Man son exageraciones de discusiones recientes acerca de la participación de Kevin Feige en la franquicia. Estamos decepcionados, pero respetamos la decisión de Disney de que él no continúe como productor ejecutivo principal en la siguiente película del superhéroe", dice parte del comunicado.

Sony también mencionó que todo está en manos de Disney para seguir contando con el hombre arácnido que tiene previsto dos entregas más con la participación de Tom Holland.

"Esperamos que esto pueda cambiar en el futuro, pero entendemos que tiene muchas responsabilidades nuevas que no le permiten trabajar en propiedades intelectuales que no le pertenecen. Kevin es excelente y estamos agradecidos por su ayuda y guía, apreciamos el camino en el que nos ha puesto y en el que continuaremos.", añadió la compañía dueña de los derechos de Spider Man.

 

Como se sabe, las discusiones entre Sony Pictures y Disney se centraron en los términos de negociación y regalías de las siguientes secuelas de Spider-Man.

La compañía pretende seguir brindándole el 5 %  de las ganancias a Disney a pesar de que el pedido era del 50 %, o sea ir a medias. Esto no fue aceptado por Sony y se frustraron las negociaciones.

¿Habrá una solución?