La nueva entrega de Star Wars: El despertar de la Fuerza, ha abierto una 'caja de Pandora' de historias desconocidas y preguntas sin respuesta; asi es el caso muy curioso: C-3PO vuelve a las andadas, sólo que esta vez uno de sus brazos es rojo.

La nueva entrega de Star Wars: El despertar de la Fuerza, ha abierto una 'caja de Pandora' de historias desconocidas y preguntas sin respuesta; asi es el caso muy curioso: C-3PO vuelve a las andadas, sólo que esta vez uno de sus brazos es rojo.

En la última aventura galáctica los androides C-3PO y R2-D2 tienen mucho menos protagonismo que en las anteriores entregas. Han dejado espacio para las nuevas generaciones -encarnadas en BB-8-. Pero no por ello han quedado ni mucho menos fuera del metraje. Por algo son los únicos personajes que salen en absolutamente todas las películas de la saga. Pasados 32 años desde El Retorno del Jedi, muchas cosas han cambiado para los dos androides. Pero ¿Cómo pudo C-3PO perder un brazo?

La historia nos será narrada en un cómic editado por Marvel que verá la luz el próximo año. Mientras tanto, un pequeño avance del libro que acompañará a la película da algunas pistas sobre ello.

Al parecer, la pérdida del apéndice del androide de protocolo se debe a algún tipo de sacrificio droide. Según este libro, 'C3PO se muestra muy tranquilo a la hora de hablar de su nuevo brazo'. Esto da que pensar sobre por qué el brazo no ha sido bañado en oro para asemejarlo al resto del androide. Se trata de un recuerdo que quiere conservar, ya que presumiblemente lo perdiese salvando a alguien, o al contrario, siendo salvado por alguien.

Sin ningún tapujo, C-3PO bromea con Han Solo diciéndole que "quizás no le reconozca con su nuevo brazo rojo", lo que muestra una completa aceptación de la nueva extremidad por parte del androide, que lo luce con orgullo. Cabe recordar que C-3PO fue construido por un jovencísimo Anakin Skywalker durante el Episodio I, por lo que probablemente conseguir piezas compatibles con él sea una tarea bastante complicada.