Jurassic World ha sido una de las películas más taquilleras de este verano. Steven Spielberg contó con un presupuesto de unos 130 millones de euros para rodarla. Pero Mathew Potter, un joven inglés sin tantos recursos económicos, decidió recrear el tráiler de la película con tan solo unos 65 euros (73 dólares), muchos amigos y una creatividad desbordante. El resultado es un festival de dinosaurios de cartón hilarante a la par que asombroso.

Jurassic World ha sido una de las películas más taquilleras de este verano. Steven Spielberg contó con un presupuesto de unos 130 millones de euros para rodarla. Pero Mathew Potter, un joven inglés sin tantos recursos económicos, decidió recrear el tráiler de la película con tan solo unos 65 euros (73 dólares), muchos amigos y una creatividad desbordante. El resultado es un festival de dinosaurios de cartón hilarante a la par que asombroso. El video es un exito en Youtube.

Al empezar la versión del tráiler lo primero que vemos es al mismo Potter en el papel de Owen, interpretado por Chris Pratt en la película original. El protagonista está intentando controlar unos agresivos velocirraptors con la ayuda de sus manos desnudas. ¿Escalofriante? No mucho. Se trata de personas dentro de un disfraz de dinosaurio hecho con bolsas de basura verdes y trozos de papel.

Toda escena de Jurassic World encuentra en el tráiler de Potter una versión entre cutre e imaginativa de si misma. La sangre que cae encima de los mercenarios se trata de kétchup cuyo ruido al salir del bote percibimos perfectamente. El tiburón muerto comido por un dinosaurio marino se consigue con un muñeco de goma, una aguja de tender, un cubo con agua y un calcetín con ojos. Y para el papel de Claire, la protagonista femenina de la película, necesita tan solo un amigo (con barba, por supuesto) y una peluca roja.