Para las personas que no están contentas con su físico, una de las soluciones más fáciles (y caras) es la de la cirugía plástica, un método por el que muchos, famosos y anónimos, han pasado para cambiar su aspecto. Pero lo de Rodrigo Alves, el brasileño que quería parecerse a Ken, fue un poco más allá. Este joven ha pasado por quirófano 42 veces para quedarse con un aspecto que recuerda al del compañero de Barbie pero por su falta de naturalidad.

Para las personas que no están contentas con su físico, una de las soluciones más fáciles (y caras) es la de la cirugía plástica, un método por el que muchos, famosos y anónimos, han pasado para cambiar su aspecto. Pero lo de Rodrigo Alves, el brasileño que quería parecerse a Ken, fue un poco más allá. Este joven ha pasado por quirófano 42 veces para quedarse con un aspecto que recuerda al del compañero de Barbie pero por su falta de naturalidad.