Jennifer Lopez fue la presentadora de la edición número 43 de los American Music Awards, y no defraudó, como se esperaba, se cambió hasta en nueve ocasiones de vestuario.

Jennifer Lopez fue la presentadora de la edición número 43 de los American Music Awards, y no defraudó, como se esperaba, se cambió hasta en nueve ocasiones de vestuario.

Sobre el escenario del Teatro Microsoft de Los Ángeles la cantante abrió la gala micrófono en mano con un mono ajustado de estampado étnico, con una actuación que daba el pistoletazo de salida a una gala protagonizada por el descaro por cuyo escenario 'desfilaron' desde Gigi Hadid a Selena Gomez, Ariana Grande o Nicki Minaj. Tras la actuación, la cantante pasó de los escotes infinitos y las transparencias más 'sexys' a vestidos de aire 'lady' dignos de la alfombra roja más 'glamourosa'.