difusion

Miley Cyrus, una vez más supo como robarse el show en los MTV VMAs 2014, después de en el 2013 haber bailando el twerking, esta vez decidió estar más tranquila.

Esta vez, Miley Cyrus fue vestida de negro, hasta de manera seria se podría decir, si la comparamos con Demi Lovato o Taylor Swift, lo cual desde un inicio llamó la atención.

Eso sí, cuando llegó el momento de Miley Cyrus de recoger su premio a Video del Año, ella decidió enviar a recogerlo a un chico sin hogar, lo cual impactó a todos, sobre todo a Miley quien no pudo evitar las lágrimas.

Sin duda, una vez más a pesar de todo Miley Cyrus es nuestra engreída, todos esperaban que haga algo loco o desatinado pero nos sorprendió ¿No lo crees?