El presentador Jimmy Kimmel compara a la banda BTS con el COVID, haciendo enojar a todo ARMY

Jimmy Kimmel y BTS
Jimmy Kimmel y BTS | Fuente: Difusión

BTS es uno de los grupos de música surcoreanos más reconocido alrededor del mundo, gracias a su fama y popularidad han sido invitados a diferentes show y entrevistas a lo largo de los años, no solo en Corea del Sur; sino también en muchos otros países, donde siempre son bien recibidos. Uno de esos show es el de Jimmy Kimmel en Estados Unidos, donde la banda ha asistido varias veces.

BTS
BTS | Fuente: Difusión

A pesar de que ARMY adoraba a Jimmy Kimmel por las divertidas interacciones con BTS, hace poco hizo unos comentarios que hicieron poner de muy mal humor al fandom.

La comparación de BTS con el COVID

El show de Jimmy Kimmel ha contado con la participación de BTS en diversas ocasiones, lo cual puso de muy buen humor a los fans en Estados Unidos, y aunque se sabe que el humor del conductor a veces puede ser un poco acido, esta vez ARMY no pudo pasarlo por alto.

Todo sucedió en una entrevista del show donde Jimmy tuvo como invitada a Ashley Park, que es una actriz con raíces surcoreanas. Ashley comentó que era todo una fan de la banda y que se consideraba una ARMY. Hasta ahí todo iba bien, hasta que la actriz creyó que estaba enferma y que quizá podría tener COVID.

Jimmy Kimmel no perdió esa oportunidad para un “chiste” y argumentó: Pensaste que tenías fiebre de BTS, ambos son peligrosos, eres afortunada de sobrevivir a ellos. Muchas risas se escucharon entre el público, pero a ARMY no le pareció nada gracioso comparar a la banda con tan peligroso virus.

Jimmy Kimmel odiado por ARMY

El fandom de BTS considera que el comentario del presentador puede fomentar al racismo y el Asian Hate, lo cual son temas que no deben ser tomados como un chiste. Antes de que se hiciera la comparación de mal gusto, Kimmel había dicho que se debía tener cuidado con ARMY, porque tienen a atacar muy rápido. Y como era de esperarse, el conductor estadounidense ha ganado todo el desprecio de los fanáticos por un chiste que no se puede catalogar con nada menos que de cruel.