Bruno Mars fue la verdadera estrella en el escenario de los MTV Europe Music Awards (EMA) que premió ayer a dos ausentes, Lady Gaga y Justin Bieber.

El hawaiano, más allá de sus merecidas nominaciones, conquistó el Ahoy Rotterdam de Holanda y armó una fiesta al ritmo dance de su nuevo sencillo “24K Magic” para comenzar la ceremonia.

En cuanto a premios, que era de lo que se trataba, Gaga y Bieber por poco quedan empatados. La primera ganó el de Mejor artista femenina, además del premio al Mejor look. Bieber sumó tres: Mejor canción con “Sorry”, el de Mejor artista canadiense y el que reconoce a los Mejores fans.