Cada vez son más las famosas que optan por mejorar su figura de la mano del bisturí. A muchas les ha quedado muy bien el retoque haciéndolas ver varios años menos, pero otras parecen haber exagerado pues ahora lucen irreconocibles.

Cada vez son más las famosas que optan por mejorar su figura de la mano del bisturí. A muchas les ha quedado muy bien el retoque haciéndolas ver varios años menos, pero otras parecen haber exagerado pues ahora lucen irreconocibles.

Ese es el caso de la protagonista de "El diario de Bridget Jones", Renee Zellweger, quien luego de ingresar al quirófano salió luciendo como una mujer con varios años de más y el rostro completamente moodificado.

El miedo a envejecer es una de las razones por las que muchas de las actrices se operan, pero a veces, se han cometido verdaderas atrocidades estéticas, sino pregúntemosle a Meg Ryan, recordada por sus papeles en "Tienes un E-mail" y "Cuando Harry encontró a Sally". 

Otro caso es el de Jennifer Grey, la actriz protagonista de Dirty Dancing no estaba conforme con su aspecto y decidió operarse la nariz en los años 90. Sin embargo, el resultado no fue el que esperaba: la rinoplastia le cambió el rostro por completo e influyó negativamente en su carrera puesto que el público apenas la reconocía.

Mira a continuación a tus estrellas favoritas cómo lucían antes de pasar por el quirófano.