Ariana Grande deslumbró en la alfombra roja de los Premios Grammy apesar que difícilmente podía caminar bien. No, no estaba borracha ni mucho menos dormida. Su hermoso vestido rojo fue el culpable del roche que tuvo que pasar la cantante.

Ariana llegó a la alfombra roja de los Premios Grammy con un gran vestido rojo, acompañado de accesorios que la hicieron brillar aún más y su característica cola de caballo. Mientras la cantante lucía increíble, había un pequeño detalle que no pasó desaparecibido...Ariana Grande no podía caminar.

Ariana Grande tuvo que caminar de costadito por toda la alfombra roja porque el vestido le apretaba tanto que le fue imposible caminar correctamente.

Pero si alguien se ve tan bien como lo hizo Ariana, ¿quién necesita caminar?