Britney Spears compartió en su cuenta de Instagram una candente fotografía que provocó sospechas, debido a que mostraba una figura alucinante mientras se le veía acostada junto a una piscina luciendo un diminuto bikini amarillo. Su piernas y glúteos súper tonificados y su pequeña cintura hicieron que la acusaran de haber usado Photoshop para retocarse.

Britney Spears compartió en su cuenta de Instagram una candente fotografía que provocó sospechas, debido a que mostraba una figura alucinante mientras se le veía acostada junto a una piscina luciendo un diminuto bikini amarillo. Su piernas y glúteos súper tonificados y su pequeña cintura hicieron que la acusaran de haber usado Photoshop para retocarse.

Sin embargo, la estrella aprovechó este fin de semana para volver a mostrar su envidiable cuerpo y acallar a los críticos.

Spears se unió a la celebración de la Pascua y decidió viajar a Hawái en compañía de sus dos hijos, Sean Preston (10) y Jayden James (9). Estando ya en esta paradisíaca locación, la intérprete de Pretty Girls no dudó en compartir una nueva imagen de ella en traje de bañado, dejando al descubierto sus perfectas curvas.

La rubia aparece posando despreocupada en un bikini azul, mostrando tanto su parte delantera, como su retaguardia.

Definitivamente, Spears luce increíble, y parece poco probable que necesita de la magia digital para dejarnos sin aliento.

👙🌴☀️

Una foto publicada por Britney Spears (@britneyspears) el