difusion

El último miércoles en la noche, el actor Charlie Sheen perdió el control frente a las puertas del Staples Center, luego de que una guardia de seguridad le dijo que no podría volver a entrar al estadio.

El recordado actor de “Two and a Half Men” salió del conocido recinto para fumar un cigarro, en medio del juego de hockey entre los equipos de "Los Ángeles Kings" y "Los Devils" de Nueva Jersey, y cuando se dispuso a regresar, representantes de seguridad del estadio no lo dejaron.

Ante este impase, Sheen empezó a gritar y lanzar improperios a doquier, reclamando que tal hecho es totalmente incorrecto. Luego, llegaron amigos del actor y trataron, en vano, de calmarlo y que no se acerque a las cámaras de los hombres de prensa.

La representante de seguridad del Staples Center explicó el por qué se le impidió el ingreso al polémico actor.

“Para su información, el Staples Center tiene una política de no dejar entrar a la gente una vez que salen. Charlie abandonó el estadio y luego quiso ingresar de manera abrupta”, indicó la seguridad del estadio al portal TMZ.

Sheen, quien llegó al estadio a alentar a su equipo favorito "Los Ángeles Kings", dejó el lugar sin terminar de ver el juego y mostrando su molestia, ante la mirada atónita de las personas que se encontraban en el estadio.