Drake alquiló una casa muy lujosa en la playa de Malibú para compartir tiempo con su amada Rihanna y según el portal TMZ, la propiedad está valorizada en unos $29 millones con un estilo toscano digno de un rey y la reina como ellos.

Parece que la luna de miel estuvo muy buena y el cantante lo está dando todo en esta relación junto a la diva de 29 años, aunque el espacio les quedara un poco grande con seis dormitorios y 10 baños; quizá porque Drake necesita espacio para su equipo también.

Después de la declaración de amor pública durante la última edición de los VMAs, Drake y Rihanna han sido vistos publicamente sin ningún problema, además de continuar compartiendo eescenario y dando muestra de afecto sobre este.