Un niño de 8 años de edad decidió dejarse crecer el cabello durante casi dos años y nos dio una gran lección de solidaridad, ya que la inención fue donarlo a los niños que padecen de cáncer y que han sufrido a pérdida de su cabello.

Christian McPhilamy vive en Melbourne – Florida y comenzó a dejarse crecer el cabello luego de ver un comercial del Hospital de Investigación Infantil St. Jude en el  año  2012. El spot televisivo trataba sobre los pacientes jóvenes con cáncer y sin pelo, lo que despertó la curiosidad del menor.

"Por lo general, cuando Christian pone su mente a algo, más o menos va con ella. No deja que nada vacile sus metas. Yo estaba bastante segura de que en realidad iba a seguir adelante con ella", manifestó Deeanna Thomas, la madre del menor, en declaraciones al portal Today.

La decisión de Christian le trajo algunos problemas en su escuela y vecindario, los niños lo llamaban “mujer” por su larga cabellera. "Él ha soportado una gran cantidad de críticas, y sí, incluso la intimidación, durante todo este tiempo", señaló la madre.

El pasado 20 de mayo, el cabello del niño ya tenía un largo considerable y decidió cortárselo. Todo el proceso fue registrado en el Facebook de Deeanna Thomas.  El cabello del pequeño fue donado a los niños con pérdida de cabello a causa del tratamiento contra el cáncer.