Juego de Tronos ha dejado a todo el mundo sin palabras a dar la mayor sorpresa de todas las temporadas. Tras meses de especulación, la serie de HBO dio un giro espectacular al destino de Jon Snow.


*** ALERTA SPOILER ***

Tal y como algunos fans sospechaban que pasaría, y como otros se negaban a creer, Jon Snow ha resucitado. La responsable de su vuelta a la vida no es otra que la sacerdotisa roja Melisandre, un personaje que ya complació la imaginación de los fans de Juego de tronos tras revelar su verdadera edad en 'The Red Woman'.

En 'Home', Davos y los fieles compañeros que aún le quedan a Jon Snow en la Guardia de la Noche piden a Melisandre que use sus poderes para devolver a Snow a la vida. Ella, sin hacer referencia directa a sus nombres, recuerda la habildiad de Thoros de Myr para resucitar a Beric Dondarrion en la tercera temporada, pero no lo ve posible en su caso debido a sus crisis de fe.

"Siempre tuviste razón. El Señor de la Luz nunca me ha hablado", le confiesa a Davos cuando este acude a ella buscando "un milagro". Sin embargo, Seaworth insiste rogándole a la hechicera: "Que les den a todos. A los Siete Dioses, al Dios Ahogado y a los dioses árbol. No son un hombre devoto. No le estoy pidiendo ayuda al Señor de la Luz. Te estoy pidiendo a ti que me enseñes que los milagros existen".

Tras escuchar esas inspiradoras palabras, Melisandre accede a realizar un rito de resurrección junto a Davos, Tormund, Edd y Fantasma, el lobo huargo de Jon. Desgraciadamente, el rito parece no tener efecto y todos los miembros de la ceremonia salen de la sala. Todos menos Fantasma, quien es testigo de cómo Jon Snow recupera el aliento y, al tiempo que lanza un doloroso quejido, al fin abre sus ojos.