El dinero no lo es todo pero no podemos negar que te ayuda mucho a acercarte a la máxima felicidad aunque sea por momentos y Maya Henry es el claro ejemplo de ello. Esta chica tiene tan solo quince años pero es una de las adolescentes más envidiadas del mundo

El dinero no lo es todo pero no podemos negar que te ayuda mucho a acercarte a la máxima felicidad aunque sea por momentos y Maya Henry es el claro ejemplo de ello. Esta chica tiene tan solo quince años pero es una de las adolescentes más envidiadas del mundo

Gracias a la fortuna de sus padres puede hacer realidad el sueño que toda adolescente tiene: conocer a sus ídolos. 

Anda con cuidado por la siguiente galería va a causarte envidia.