Con solo doce años, el hijo de Will Smith entró al prestigioso club de los millonarios.

El portal TMZ reveló que el contrato de Jaden Smith para la película Karate Kid, firmado cuando el tenía solo 10 años, que estipulaban dos pagos: el primero de 900 mil dólares y el segundo de 100 mil dólares.

Sin embargo, debido a que el filme recaudó más de 150 millones de dólares en la taquilla, el menor de edad recibió un bono de dos millones de dólares.

Lo increíble es que los tres millones acumulados son todavía una cifra básica, ya que otras cláusulas del contrato podrían aumentar aún más la suma.

La versión moderna de Karate Kid, estelarizada por Jaden Smith, logró ingresos por 359 millones de dólares, una cifra auspiciosa comparada a los 90 millones obtenidos por la original (1984).