Halloween es una celebración muy grande en Estados Unidos y son pocos los famosos que dejan pasar la oportunidad de disfrazarse; este fue el caso de Katy Perry y su novio, el actor Orlando Bloom, se vistieron como la candidata a la presidencia Hillary Clinton y el expresidente Bill Clinton, respectivamente, y era muy complicado reconocerlos porque ambos se han pasado horas sometiéndose a la transformación.

Con traje sastre color naranja, peinada y maquillada como la candidata demócrata a la presidencia (el proceso lo publicó en su Instagram), la cantante llegó a la fiesta organizada por Kate Hudson acompañada de su Bill particular.

Pero fueron muchas otras las estrellas que decidieron adelantar los festejos de la noche más tétrica del año. Bette Midler, invitada en la fiesta celebrada en el hotel The Waldorf Astoria, recuperaba el vestuario de Winifred Sanderson, de la comedia El retorno de las brujas, cinta de finales de los 80 que protagonizó junto a Kathy Najimy y Sarah Jessica Parker.