Liam Payne ya sabe a qué dedicarse cuando ya no este en One Direction y confiesa que sueña con poder dedicarse a uno de sus trabajos favoritos: limpiar piscinas, una tarea que le encantaría hacer porque puede escuchar música al mismo tiempo.

Liam Payne ya sabe a qué dedicarse cuando ya no este en One Direction y confiesa que sueña con poder dedicarse a uno de sus trabajos favoritos: limpiar piscinas, una tarea que le encantaría hacer porque puede escuchar música al mismo tiempo.

“Me gustaría trabajar a media jornada como limpiador de piscinas, es algo que he querido hacer desde hace mucho tiempo. Tienes la oportunidad de usar la caña y pescar las pequeñas hojas que se quedan en el fondo de la piscina, y puedes escuchar tu iPod mientras trabajas”, explicaba el cantante al programa de radio Capital Breakfast.

La broma de Liam responde a la curiosidad por conocer a qué otra actividad dedica su tiempo, dado que los demás componentes de la banda han probado suerte en muy diferentes campos. Niall Horan como caddie para el golfista Rory McIlroy, Louis Tomlinson como jugador de los Doncaster Rovers y Harry Styles como posible actor. No en vano a principios de este año el conocido productor de cine Harvey Weinstein se reunió con el cantante.