Lindsay Lohan vuelve a ser noticia, aunque esta vez no es por alguna recaída en sus adicciones, ni tampoco por algún problema con la ley.

Lindsay Lohan vuelve a ser noticia, aunque esta vez no es por alguna recaída en sus adicciones, ni tampoco por algún problema con la ley.

Varios medios estadounidenses publicaron que la ex chica Disney comenzó a sufrir de fiebre, fuertes dolores articulares y fatiga apenas regresó de sus vacaciones en Bora Bora, el paradisíaco destino que eligió para su descanso.

Los primeros síntomas habrían aparecido en Los Ángeles, donde filmó un comercial durante los últimos días de 2014. Luego, de regreso a Londres -la ciudad en la que actualmente reside-, su condición comenzó a empeorar día tras día.

Ya en el hospital los médicos determinaron que Lindsay padecía de Chikungunya, una enfermedad que transmite un mosquito -muy popular en Centroamérica y el Caribe- y que resulta sumamente dolorosa para quien la contrae.

Aunque Lindsay salió del hospital en las últimas horas, se supo que la actriz deberá tener un largo período de reposo y tratamiento hasta recuperarse del todo. Su madre, Dina, habría viajado especialmente hasta Londres para acompañarla en su recuperación.