Miley Cyrus y Patrick Schwarzenegger pasaron el día de Acción de Gracias con sus respectivas familias pero se reunieron el sábado y fue imposible no ver la felicidad en sus ojos.

Los tórtolos pasaron la tarde caminando por el Malibú, en Los Ángeles, y luego agarrados de las manos fueron a comer al restaurante Nobu.

Miley lució muy cómoda en una falda larga negra, camisa blanca y calzado Converse. Por su parte Schwarzenegger vistió camisa negra, pantalón verde oscuro y calzado negro. Desde que fueron vistos besándose en un juego de football americano en Los Angeles, ninguno de los dos se ha molestado por ocultar su relación.

No hay que olvidar que Patrick lleva años loco por la actriz y cantante, con quien tuvo un breve romance en 2011, coincidiendo con una crisis de pareja entre Miley Cyrus y su entonces novio, Liam Hemsworth.

Y aunque Miley ha cambiado mucho desde entonces, el hijo de Terminator nunca la ha olvidado, por lo que está dispuesto a todo para que el romance funcione.