Tras filmar las escenas, cada uno se quedaba en su cuarto de hotel y no se hablaban.

Difusi

Hace un par de semanas la recordada actriz de la película “Legalmente rubia” Reese Witherspoon se casó con Jim Toth, tres meses después de haberse comprometido y no hace mucho llegó a España para presentar en Barcelona, su último filme: “Agua Para Elefantes”. Pero mientras la rubia posó sonriente sobre la alfombra roja, el actor Robert Pattinson, quien también actúa en la película, no esbozó ni la más mínima sonrisa. Su rostro reflejaba seriedad, agotamiento y hasta fastidio.

Hay quienes han dicho que no hubo ni química ni física entre estos dos actores por lo que la producción decidió separarlos, enviando a Pattinson a Berlín y a Reese a París quien se despachó a su gusto en las mejores boutiques francesas.

Ha sido una ruta agotadora por el viejo continente y, en su penúltima parada, España, Pattinson y Witherspoon se han vuelto a unir sobre la alfombra roja. No se sabe si por el cansancio, el cambio de horario o la falta de sueño, pero Robert Pattinson no trajo su mejor rostro a Barcelona. Más pálido que de costumbre, con los ojos caídos y una mueca que pretendía ser una sonrisa sorprendió a muchos por su comportamiento distante.

No es ningún secreto que la pareja de actores no terminó de entenderse muy bien en el rodaje de Agua Para Elefantes. Pattinson comentó que el personaje con el que fue más cómodo trabajar fue el propio elefante y Reese tampoco se cortó al decir que las escenas de cama con Robert dejaban mucho que desear y que le resultaba muy desagradable los resoplidos del actor.

En la película Reese interpreta a Marlene, la esposa de un sádico dueño de circo en los años de la Depresión. Robert Pattinson hace el papel de un veterinario que se enfrenta al déspota y se enamora de Marlene.