Robert Pattinson es enemigo confeso de los paparazzis y el fin de semana fue captado con un grupo de amigos en Nueva York. El galán salia de Escuelita, un lugar muy de moda en la gran manzana, cuando fue detectado por los fotógrafos, y inmediato, los amigos de Robert se organizaron y se desplegaron al rededor de él para ocultarlo de los flashes, haciendo hasta lo imposible por evitar que le sacaran algunas fotografías. Una de sus amigas hasta se subió la camisa para así evitar que pudieran utilizar el material (Cuando la foto tiene contenido censurable, el material baja de precio y casi ningún medio lo compra porque es imposible de publicar).

Robert Pattinson es enemigo confeso de los paparazzis y el fin de semana fue captado con un grupo de amigos en Nueva York.

El galán salia de Escuelita, un lugar muy de moda en la gran manzana, cuando fue detectado por los fotógrafos, y inmediato, los amigos de Robert se organizaron y se desplegaron al rededor de él para ocultarlo de los flashes, haciendo hasta lo imposible por evitar que le sacaran algunas fotografías.

Una de sus amigas hasta se subió la camisa para así evitar que pudieran utilizar el material (Cuando la foto tiene contenido censurable, el material baja de precio y casi ningún medio lo compra porque es imposible de publicar).

“Esperen. Tómenme una foto a mi. Soy muy bonita”, decía la chica mientras dejaba sus pechos al aire frente a los paparazzis, y Robert se escapaba por detrás.