Vanessa Hudgens quiere borrar su pasado a pesar de que el papel de Gabriela la llevó al estrellato, no quiere ni oír hablar de High School Musical, llegando incluso a negarse a firmar autógrafos sobre cualquier objeto relacionado con las películas de Disney, tal y como demostró a la salida del teatro Neil Simon de Nueva York, donde estos días protagoniza el musical Gigi.

Vanessa Hudgens quiere borrar su pasado a pesar de que el papel de Gabriela la llevó al estrellato, no quiere ni oír hablar de High School Musical, llegando incluso a negarse a firmar autógrafos sobre cualquier objeto relacionado con las películas de Disney, tal y como demostró a la salida del teatro Neil Simon de Nueva York, donde estos días protagoniza el musical Gigi.

“Solo firmaré programas de Gigi. No firmaré nada de esas cosas de High School Musical“, aseguró a los fans que se habían reunido a la puerta del antiguo edificio de la Gran Manzana, donde estuvieron esperando hasta casi medianoche para conseguir un autógrafo de la actriz, según informa la sección Page Six del periódico New York Post.

Lo cierto es que la fidelidad de los admiradores de High School Musical ha llegado a convertirse en un problema para Vanessa en su debut en Broadway.

En la actualidad, Vanessa está volcada en su papel en el musical de Broadway, un nuevo desafío para el que su gran amiga Selena Gomez le quiso brindar todo su apoyo a través de Instagram.

“Extraño y adoro a mi hermana mayor Vanessa Hudgens, que está conquistando Broadway. Recuerdo verla en televisión y admirarla, ahora le mando mi apoyo desde el otro lado del país, esto es surrealista. ¡Id a verla en Nueva York! Estoy orgullosa, hermana”, escribió Selena, acompañando el texto de una instantánea de las dos durante una escena de la película que ambas protagonizaron en 2012, Spring Breakers.