Edeka, la mayor cadena de supermercados de Alemania, decidió sorprender a sus compradores con un flashmob. En un intento de darle vida a un acto no siempre muy agradable como lo es comprar, estos cajeros se transformaron en una verdadera orquesta que interpretó el clásico navideño, ´Jingle Bells´.

Edeka, la mayor cadena de supermercados de Alemania, decidió sorprender a sus compradores con un flashmob. En un intento de darle vida a un acto no siempre muy agradable como lo es comprar, estos cajeros se transformaron en una verdadera orquesta que interpretó el clásico navideño, “Jingle Bells”.

Se necesitó un equipo de cajeros, 13 cámaras ocultas, y mucho espíritu navideño para llevar a cabo esta épico sorpresa.

La Navidad es una época mágica, puede que nos guste más o menos, pero en la mayoría de los casos une a la familia y a los amigos, a personas que no ves el resto del año, y solo por eso es motivo de celebración.